Home
Nosotros
Servicios
Portafolio
Hosting
Blog
Contáctanos

La Comisión Europea interroga a rivales de Microsoft Teams tras la denuncia de Slack: la integración con Office sigue siendo polémica

La relación entre Slack y Microsoft Teams hace tiempo que no es buena. Son dos herramientas que compiten en un mercado (comunicación en el ámbito laboral) al que la plataforma de Redmond llegó tarde pero que consiguió conquistar.

Ya en 2018 Teams superó a Slack en su propio territorio. El último episodio de la relación de ambas llega con una denuncia de Slack frente a las autoridades europeas por la integración de Teams con Microsoft Office y la investigación al respecto por parte de la Comisión Europea.

Ahora, los organismos antimonopolio en la Unión Europea tienen el deber de comprender hasta qué punto el poder de Microsoft en nuestras rutinas, con toda la larga lista de herramientas destinadas al uso de nuestro PC puede llegar a ir contra la normativa común para evitar prácticas monopolísticas.

A raíz de la denuncia de Slack, la Comisión cuestiona si los productos de esta empresa le dan acceso a datos que puedan incrementar su poder en los mercados donde opera, de una forma irregular. El proceso se encuentra, por ahora, en una “investigación preliminar” y consiste en interrogar a otras empresas que tienen plataformas que compiten con esta herramienta.

Cuestionario a rivales de Teams

microsoft teams

La UE ha respondido ahora con una investigación preliminar sobre el mercado de los chats en el lugar de trabajo y, para este proceso, ha enviado un cuestionario a rivales de Microsoft como son Slack, Zoom, Google Workspace, Facebook y Cisco preguntándoles sobre el impacto de que Microsoft incluya Teams con Office, como ha explicado Reuters.

El periodo de interés de la investigación hay que abarcar el periodo que va desde 2016 a 2021 y las preguntas formuladas van relacionadas con analizar si los productos empaquetados dan a las empresas acceso a datos que pueden aumentar su poder de mercado en ambos mercados y, al mismo tiempo, dificultan la competencia de los rivales, sobre todo los rivales que solo tienen un producto.

También la Comisión Europea ha consultado sobre otros temas, como las barreras que se encuentran las empresas para entrar o expandirse en los mercados de las aplicaciones para el lugar de trabajo; la importancia de la protección de los datos de los usuarios; información sobre sus clientes que han cambiado a Microsoft Teams o a su paquete de Office; el porcentaje de ingresos que han perdido como consecuencia de ello o si la COVID-19 había impulsado la demanda de aplicaciones para el lugar de trabajo, entre otros temas.

El cuestionario no significa que se vaya a llevar a cabo una investigación completa, pero sí es una señal de que la Comisión Europea está considerando la posibilidad de hacerlo.

Una integración con Office que es polémica

slack teams

Slack se ha quejado de que la integración entre Teams y Office es ilegal y considera justo que que ambos programas de software se presenten de forma independiente. También alegaron que Teams estaba preinstalado, era difícil de desinstalar y que Microsoft se negaba a proporcionar información que permitiera a los productos rivales trabajar con Teams y Office.

Como recuerda Windows Central, Teams cuenta con 250 millones de usuarios y Microsoft ha integrado esta plataforma como una parte central de Windows 11 a través de la aplicación Chat. Rivales como Slack argumentan que el gigante tecnológico está, en esencia, haciendo que Teams esté demasiado anclado en el estilo de vida del PC y esto resta oportunidades a otras aplicaciones similares para conseguir visibilidad.

La denuncia de Slack data del verano de 2020 y llegó en un momento en el que Teams logró aprovechar la crisis del coronavirus para dar el ‘sorpasso’ a Slack. Slack cree que Microsoft está haciendo contra ellos lo mismo que con la “guerra de los navegadores”.


La noticia

La Comisión Europea interroga a rivales de Microsoft Teams tras la denuncia de Slack: la integración con Office sigue siendo polémica

fue publicada originalmente en

Genbeta

por
Bárbara Bécares

.