Home
Nosotros
Servicios
Portafolio
Hosting
Blog
Contáctanos

Los Museos de Viena muestran su arte de desnudos en OnlyFans para evitar ser censurados por Facebook

Por todo el mundo es sabido que los pezones femeninos no gustan a las redes sociales que usamos a menudo. El imperio Facebook impone su moral demonizando el pezón, aunque no haya podido hacerlo con el director Pedro Almodóvar y el cartel principal de su última película (que acabó aceptando tras su censura inicial). Y eso también sucede cuando hablamos de obras de arte.

Quien no tiene problemas con los cuerpos desnudos es OnlyFans y eso ha llevado a los museos de la ciudad de Viena a mostrar sus colecciones de desnudos en Internet de forma pública al mundo a través de OnlyFans, sin que sus cuentas oficiales en redes sociales más conservadoras se puedan ver perjudicadas.

La Oficina de Turismo de Viena, que trabaja en nombre de los museos, está mostrando ya el arte con desnudos en OnlyFans, la cual es una platafroma conocida por ser usada por trabajadores sexuales. Y aquí, los museos ponen sobre la mesa un tema que lleva años en discusión: las diferencias entre el desnudo en la pornografía y en un cuerpo desnudo en el arte. Las estatuas más emblemáticas del renacimiento ya han sido víctimas de este problema.

Ya se ha hablado en el pasado cómo Facebook y su imperio de redes sociales se preocupa más por los cuerpos de las personas que por el racismo o el discurso de odio.

Algunas de las grandes polémicas de la censura en Facebook

La Oficina de Turismo de Viena dijo que los museos de la capital de Austria se han enfrentado a muchos desafíos en línea para mostrar sus obras. Después de que el Museo de Historia Natural de Viena publicara imágenes de la Venus de Willendorf, una estatua de piedra caliza del Paleolítico de 25.000 años de antigüedad, Facebook borró las imágenes y las calificó de pornográficas.

El Museo Albertina vio suspendida su cuenta de TikTok en julio por mostrar desnudos del artista y fotógrafo japonés Nobuyoshi Araki, según informó la CNN. Y el Museo Leopold, que alberga arte moderno austriaco, ha tenido problemas para anunciarse en las redes sociales.

Facebook e Instagram sólo permitieron anuncios con la Venus de Willendorf y un cuadro desnudo de Amedeo Modigliani después de que la junta de turismo explicara el contexto a las plataformas, pero otras imágenes de artistas como Peter Paul Rubens fueron rechazadas.

En 2016 Facebook retiró la fotografía “Napalm Girl”, ganadora del premio Pulitzer, que muestra a una niña desnuda huyendo de un ataque con napalm durante la guerra de Vietnam. En aquel momento, este asunto (la foto tuvo que ser restaurada tras la censura), nos hizo recordar la larga lista de fotografías retiradas por Facebook en su historia.

Las novedades en OnlyFans de los museos

OnlyFans

Tras las novedades anunciadas en la capital de Austria, cualquiera que compre una suscripción a la nueva cuenta de OnlyFans de la oficina de turismo, que tiene un precio de 3 dólares al mes, recibirá una tarjeta de la ciudad de Viena, que proporciona transporte público gratuito y descuentos en la ciudad, o una entrada gratuita a un museo participante. OnlyFans permite a los creadores vender suscripciones directamente a los clientes, que pueden acceder a fotos, vídeos u otros medios.

Norbert Kettner, director de la Oficina de Turismo de Viena, ha explicado que la entidad se pregunta “quién puede determinar lo que consideramos ofensivo” el resto de la ciudadanía y ha recordado que “el arte del desnudo es una parte sociopolítica y artística de la historia cultural“.

Las empresas de redes sociales podrían incluso tener más excusas para eliminar las imágenes de desnudos en parte debido a la amenaza de la SESTA-FOSTA, una ley estadounidense contra el tráfico sexual. Las plataformas que faciliten el tráfico sexual de personas tendrán que confrontar mayores responsabilidades legales.

Imagen vía | qz


La noticia

Los Museos de Viena muestran su arte de desnudos en OnlyFans para evitar ser censurados por Facebook

fue publicada originalmente en

Genbeta

por
Bárbara Bécares

.